La zona turística mallorquina de Palmanova y Magaluf es un destino eminentemente hotelero, con un 72% de las plazas totales, por encima de la media de destinos españoles en hoteles de 4 estrellas, 4 Superior, y 5 estrellas, que representan el 72,3% de plazas, según se detalló en el informe presentado por la Asociación Hotelera de Palmanova y Magaluf, en su balance de la temporada 2019.

Entre los años 2012 y 2018, el destino experimentó una mejora constante en la calidad del producto y el perfil del cliente, gracias a la apuesta inversora de las empresas hoteleras y al Govern y su legislación turística del año 2012, que ha facilitado la inversión de los hoteleros aumentando considerablemente el número de reformas integrales en viejos establecimientos.
Meliá Hotels International inició años atrás el proceso de reconversión, mejora y modernización de sus hoteles en Magaluf. El esfuerzo inversor de la compañía ha provocado el efecto contagio y se han multiplicado los establecimientos que están siendo reformados. Este aumento de categoría está enfocado a mejorar el potencial económico de los turistas que visitan la zona.

Las inversiones en 2019 se ha concretado en reformas parciales en los hoteles, Samos, Aluasun Torrenova, Melia South Beach y Melia Calvia Beach y Sol Katmandu, y en reformas totales en los hoteles Palmanova Suites by TRH, Elba Sunset Mallorca, Fergus Style Tobago y el inicio de las obras del Room Mate Olivia, con resultado del cambio de categoría a 4 estrellas en los hoteles Elba Sunset Mallorca, Palmanova Suites by TRH y Samos y a 5 estrellas en el hotel Fergus Style Tobago.

Las estrellas han sido durante años la principal referencia para los viajeros para calibrar la calidad de un establecimiento, aunque actualmente la situación ha variado en los últimos años. Los diferentes buscadores de hoteles albergan en la red miles de comentarios de clientes sobre los establecimientos en los que se han hospedado. A día de hoy, las opiniones de los clientes son la mejor forma de evaluación, algo de lo que los hoteleros son conscientes y dedican grandes esfuerzos económicos y humanos para intentar solventar las quejas o valoraciones negativas que pueden hacerse en diferentes portales de internet, sabiendo que la mejor forma para mejorar su reputación es disponer de unas instalaciones modernas, cómodas y prácticas, además de un servicio de máximo nivel.

Uno de los principales objetivos del proceso de reconversión de la zona Palmanova-Magaluf, es la progresiva extensión de la temporada, incrementando las plazas hoteleras abiertas en temporada baja en un 2,12%. La marca Calvia busca mejorar la segmentación de la clientela que visita el destino, atrayendo de forma prioritaria al turismo familiar y adulto, y diversificando los públicos con una oferta que fuera más allá de un destino solo de “sol y playa”. Sin embargo, debido a la situación del mercado, se ha interrumpido la tendencia creciente del segmento familiar, por el de “jóvenes y estudiantes”, en el que se encuadra una parte del llamado “turismo de excesos”.

Según expuso el presidente de la asociación hotelera, Mauricio Carballeda, la temporada 2020 se presenta inicialmente parecida a la que acaba de concluir, ocupaciones similares y con unos retos muy importantes como la posible pérdida de conectividad, la desaceleración económica y la caída de precios.

“Nuestro modelo turístico debe apostar por la calidad y la rentabilidad y no por la cantidad de turistas, y pensar más en el cómo crecemos que en el cuanto crecemos, apostar por la formación y capacitación de los trabajadores actuales y futuros y por la digitalización tanto en la comercialización como en los procesos operativos de los hoteles.”

Abrir chat

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar