Las ventas de promociones exclusivas en España creció un 27% en el primer semestre de 2018 y sigue la misma tendencia actualmente, este mes de febrero se ha batido un récord en España: se ha puesto a la venta el inmueble más caro de del país: un ático madrileño con vistas al Parque del Retiro ha sido puesto a la venta por 14,6 millones de euros como precio de salida.
La recuperación del sector inmobiliario ha permitido que España vuelva a ser un destino de moda en donde invertir en viviendas de lujo, en especial: colombianos, venezolanos, mexicanos, rusos y chinos copan la demanda de promociones inmobiliarias.
Aun así, las grandes expectativas de éxito en el retorno de su inversión a medio y a largo plazo y las condiciones socioeconómicas del país han permitido que otros inversores como estadounidenses, franceses y escandinavos se sumen a la carrera.

La oferta de pisos de lujo en España se concreta en tres grandes zonas del país: Madrid, Barcelona y el Levante. España lidera el ranking de países con más inmuebles de lujo. Por su parte, en materia de rentabilidad, Madrid ya es la segunda ciudad del mundo, solo por detrás de Singapur, donde más se revaloriza la vivienda residencial prime (un 10,3% en los seis primeros meses del año).
El cliente que decide invertir en promociones inmobiliarias de lujo en España busca rentabilidad. Se calcula, de hecho, que la inversión en vivienda residencial de lujo oscila el 15% – con picos de hasta el 18%- en zonas concretas como el barrio de Salamanca de Madrid.

La alianza de promotores locales con inversores internacional ha permitido que particulares y fondos de inversión vean con buenos ojos el mercado español para invertir: condiciones macroeconómicas (mercado europeo, grandes constructores) y seguridad jurídica (pertenencia a la OCDE).

La coyuntura internacional se ha incorporado a la alta rentabilidad como factor un gran crecimiento para el sector. Al brexit en Gran Bretaña se le ha sumado las expectativas de crecimiento de los Estados Unidos. Sin ir más lejos, solo el 30% de las viviendas de lujo que se adquieren tienen como objetivo ser primera residencia.
Así, los inversores se centran en villas en las zonas costeras (Ibiza, Marbella y Alicante) y en viviendas exclusivas en los centros de las grandes ciudades (Castellana y Salamanca en Madrid; Paseo de Gracia y Pedralbes en Barcelona).
Por su parte, por promedio, el cliente internacional busca un piso de entre 150 y 350 metros o una villa de entre 400 y 1.000 metros.

Abrir chat

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar